tecnologia escaneo digital biometrico de huellas

Tecnología de futuro y negocios

La implementación inmediata de las nuevas tecnologías transformará totalmente nuestra manera de entender el trabajo, la ejecución de éste y de nuestras dinámicas laborales.

Es hoy que podemos avanzar algunas de estas tendencias: inteligencia artificial, edificios inteligentes, espacio en la “nube”, etc.

Edificios inteligentes y sostenibles
Los «nidos» empresariales en polígonos industriales, compuestos de naves y edificios de oficinas pueden tener los días contados. Cada vez con más frecuencia, los centros de trabajo aspiran a integrarse en las ciudades formando parte de entornos amigables, estando en equilibrio con espacios verdes y conformando ecosistemas en los que trabajar resulte una experiencia amigable y más productiva. Los edificios estarán mucho más interconectados, con una gran presencia de inteligencia artificial y con una especial atención en la forma de construirlos y dotarlos de sistemas de seguridad avanzados. Utilizando nuevos materiales y técnicas arquitectónicas, se buscará una mayor eficiencia energética y una reducción importante en el impacto y la huella ecológica. De forma ideal, los centros de trabajo llegarán a ser totalmente autónomos, sostenibles y más seguros.

Tecnología en el control de accesos y los puestos de trabajo
En la actualidad, el control de accesos a las empresas es un servicio de seguridad que cada vez está más extendido. Lo que demuestra el interés de las corporaciones para saber quién, cómo y cuándo accede a sus instalaciones. Hasta ahora accedemos a las oficinas, naves o fábricas, mediante el uso de la clave o de la tarjeta. Sin embargo, todo apunta, que poco a poco la tecnología biométrica será suficiente para confirmar nuestra identidad, así como la huella dactilar o la lectura de retina, además de otros totalmente nuevos y en desarrollo, como la señal Biotérmica, los rasgos faciales o el patrón de reconocimiento genético.

Flujo de datos sin soporte físico
El almacenamiento de datos en la nube, sin necesidad de un soporte físico, continuará su progresión actual. Desde hace unos años, las grandes marcas ya trabajan en estas ideas para los negocios y particulares. Casi con toda seguridad, los dispositivos de almacenamiento «en el mundo real» se verán reducidos drásticamente en número y se utilizarán en casos muy específicos.

Además, la miniaturización de estos soportes conseguirá que podamos guardar una mayor cantidad de información, cuando sea necesario en dispositivos realmente pequeños. Si este tipo de tecnología sigue su curso será realmente difícil perder, modificar o sustraer datos de especial valor que deban ser almacenados con sistemas de ciberseguridad altamente avanzados. Los servidores también tienen, por tanto, los días contados.

Interacción con inteligencia artificial y robótica
Como en los campos mencionados anteriormente, la robótica y la inteligencia artificial también están avanzando con rapidez. Muchos de los trabajos manuales actuales dejarán de necesitar mano de obra humana, en un periodo de tiempo relativamente corto. También nos habremos acostumbrado a interactuar de manera natural con inteligencias artificiales cada vez más complejas, eficientes e imprescindibles.